Mis Escritos

Mis escritos

son gratutitos

copia y pega

y ya está.

Los derechos de autor son demasiado caros

son la excusa del depredador

para hacer dinero fácil

a costa del escritor.

Por eso prefiero confiar

en que se reconocerá mi autoría.

Por eso, yo regalo mi trabajo

siempre que reconozcan mi autoría...

Copia y pega y es todo tuyo,

con mi nombre en el final.

Gracias

Buscar este blog

miércoles, 9 de enero de 2008

Juan Salvador Gaviota en Las Tunitas.

Si Juan Salvador Gaviota
no hubiera entrado al edén gaviotero;
-donde lo recibiera don Pedro Gaviota, ¿recuerdas?-
todavía estaría estrellándose
una y otra vez
contra los áridos escollos de Las Tunitas;
-antes de la vertical; escalofriante, bajada de Tacoa-
matándose y rematándose
una y otra vez
estúpidamente,
tontamente,
tan solo para superar el record de velocidad
que tienen los jets de propulsión a chorro
-Y qué chorro de lágrimas estaría vertiendo mamá Gaviota-
tan solo para romper la barrera del sonido
y entrar al libro Guinnes
como la gaviota más rápida del mundo.

Mamá Gaviota, al recibir la noticia de la remuerte de su hijo
pensaría: ¡ese muchacho, ya se desmadró otra vez!
mientras los bronceados niños tuniteros;
sentados a la vera de la calle
(con los pies columpiándose en el aire, de frente al barranco)
estarían todavía contemplando, disfrutando, gozando
(risa y risa)
del extravagante espectáculo.

Lástima que Juanito entró al cielo gaviotero;
porque ahora, nuestros chamitos tuniteros
solo pueden entretenerse jugando perinola,
rodando el trompo, ruchándose las metras,
cambiándose barajitas o volando papagayos
hechos por ellos mismos, con bambú, cabuya y papel cebolla.

Por cierto, éstos últimos, empujados por los vientos alisios,
también intentan romper la barrera del sonido.
¿Será que hay también un cielo, para los papagayos de papel cebolla?

No hay comentarios: